Aprender a leer la biblia

La pregunta:”¿Cómo estudio la Biblia?” no es sólo para nuevos cristianos. Cualquier persona interesada en estudiar la Biblia se beneficiará de pensar en cómo estudiarla. En 2 Timoteo 2:15, el apóstol Pablo escribió:”Haz tu mejor esfuerzo para presentarte a Dios como aprobado, un obrero que no tiene por qué avergonzarse y que maneja correctamente la palabra de verdad” (NVI).

La frase griega traducida “manejar correctamente” (orthotomeo) también significa “guiar por un camino recto”. Mientras estudiamos la Biblia, es importante que hagamos todo lo posible para mantenernos en el camino recto cuando se trata de interpretarla y comprenderla.

Pero, ¿cómo podemos hacerlo? Este artículo introducirá varios enfoques y métodos útiles en el estudio bíblico general. Otros artículos de esta serie analizarán específicamente ciertos tipos de estudios bíblicos tales como estudios personales o devocionales, estudios bíblicos familiares y estudios bíblicos profundos.

Interpretación de la Biblia

Un fundamento clave del estudio bíblico es la interpretación. Técnicamente conocida como hermenéutica, la interpretación bíblica ofrece algunos principios básicos para ayudar a entender la Biblia. El principio más importante es el contexto. Esto significa que al estudiar la Biblia uno debe tener en cuenta no sólo el contexto inmediato de la porción bajo estudio, sino también otras formas de contexto como el contexto cultural, el contexto literario y más. Por lo general, sin embargo, es suficiente tener una comprensión básica del contexto inmediato de lo que se está estudiando. Leer lo que viene antes del pasaje que se estudia, lo que viene después y lo que la Biblia dice en su totalidad sobre el tema que se está estudiando, son conceptos clave a tener en cuenta. La mayoría de las veces, los errores o dificultades de interpretación cuando se estudia la Biblia se producen como resultado de no tener una comprensión adecuada del contexto.

Otro aspecto importante de la interpretación bíblica es no basar una enseñanza teológica elaborada en un pasaje aparentemente oscuro o aislado. Si un pasaje o enseñanza es importante, a menudo hay múltiples instancias a través de la Biblia donde el tema es discutido más claramente. En tales casos, es más útil mirar muchos pasajes paralelos para entender mejor un tema que fijarse en un pasaje más oscuro o difícil, cuando la respuesta al tema en cuestión puede resolverse generalmente volviéndose a pasajes más claros.

Tenga en cuenta también el contexto cultural y el género del pasaje que se estudia. Tenga en cuenta que estamos viendo escritos bíblicos que están separados de nuestro tiempo por siglos – más de 1,950 años en el caso del Nuevo Testamento y aún más tiempo en el caso del Antiguo Testamento. La Biblia también fue escrita originalmente en contextos culturales diferentes a los que estamos acostumbrados. Esto, por supuesto, no significa que la Biblia no sea relevante para nosotros, pero cuando se trata de estudiarla y tratar de entenderla, recuerde los temas relacionados con el contexto.

El género también es importante. Esto tiene que ver con el tipo de pasaje que estamos estudiando en la Biblia. Por ejemplo, la Biblia contiene poesía, dichos sabios, historia, cartas, escritos proféticos, literatura apocalíptica y más. A veces, cuando estudiamos la Biblia, saber qué género estamos estudiando nos ayudará. Por ejemplo, Proverbios contiene muchos dichos sabios que pretenden ser consejos útiles y generales, pero este consejo no siempre es absolutamente vinculante de la misma manera que lo sería una promesa de Dios.

La última parte de la guía sobre interpretación y estudio bíblico tiene que ver con interpretar la Biblia literal o figurativamente. Esto a veces también depende del contexto. La Biblia está llena de lenguaje rico. Jesús, por ejemplo, a menudo usaba imágenes de palabras para ayudar a comunicar su mensaje, como cuando decía cosas como:”Yo soy la puerta” (Juan 10:7-9). Es obvio que Jesús no es una puerta literal con asa y bisagras. Este es un pasaje figurativo para ilustrar un punto. A la inversa, interpretar el lenguaje literal en sentido figurado también puede ser un problema, porque si no somos cuidadosos podríamos terminar espiritualizando pasajes que están destinados a ser tomados literalmente.

Consejos para el estudio bíblico

¿Qué son, entonces, algunos otros consejos de estudio bíblico? Leer la Biblia despacio y cuidadosamente es preferible a leerla rápida y descuidadamente. En nuestra acelerada cultura, a menudo queremos tratar de llegar a un punto de entendimiento lo más rápido posible. Pero la Biblia es mejor leerla despacio, no rápido. Una vez que se haya seleccionado un pasaje para el estudio, léalo lentamente.

Otro consejo consiste en hacer algunas preguntas básicas sobre el pasaje que se está estudiando. Las preguntas periodísticas típicas pueden ser útiles: ¿Quién? ¿Qué? ¿Donde? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Cómo? Trate de determinar el tema principal del pasaje que está siendo estudiado: ¿quién lo escribió, quién lo recibió originalmente y en qué contexto; hay un versículo clave que podría resumir ese pasaje que está siendo estudiado; qué percepciones pueden tener una referencia a Dios, Cristo, la naturaleza humana o el comportamiento en general; o hay algún aspecto del pasaje que sea relevante en un nivel práctico en su propia vida?

Llevar un diario a menudo ayuda al estudio bíblico.

Leave a Reply